martes, 29 de noviembre de 2011

PELEAS DE ARRIBA, NO ES COMO PELEAS DE ABAJO


-
Peleas de Abajo el más endeudado de España
Peleas de Arriba NO
-
http://www.blogger.com/blogger.g?blogID=3693644600973564161#editor/target=post;postID=8859984714754217143
-
S. RAMOS, PELEAS DE ARRIBA «Todo sea por mantener la tradición». Es la idea que animaba a los sudorosos cargadores cuando llegaban con la imagen del santo a hombros, después de un agotador recorrido, al monolito levantado en su honor a la vera del Nacional 630 en el término de Valparaíso.

Pasaban las once y media de la mañana cuando los vecinos de Peleas de Arriba acompañaban con devoción a la talla religiosa de san Fernando, en un desfile que partía de la iglesia del pueblo, bajo la advocación de Nuestra Señora de la Asunción, atravesando el caserío hasta llegar a la carretera nacional 630. Por esta vía de comunicación discurrió la procesión dentro de un marco primaveral jalonado de frondosos árboles, pero que regalaban poca sombra a media mañana.

Muchos de los peregrinos tuvieron que hacer uso del paraguas, que a modo de sombrilla, les resguardaba el calor, hasta llegar al enclave de Valparaíso donde la procesión era recibida por muchos vecinos de Tierra del Vino, además de un destacamento del Regimiento de Ingenieros de Salamanca número 11, que tiene como patrón del arma de ingenieros a san Fernando.

No en vano, esta pequeña capilla se hizo por sufragio con personal militar en el año 1987. El general jefe del Mando de Ingenieros y las plazas de Salamanca y Zamora, Álvaro Michael Sacristán, fue el militar de más alto rango que acudió a los actos.

Otros invitados de honor eran, asimismo, los cofrades de la Real Hermandad de Caballeros de San Fernando, formada en 1942. «Todos los años venimos a rendir honores y en esta ocasión nuestro recorrido continúa hasta Galicia para ganar el jubileo ante el apóstol Santiago», explicaba el presidente de la hermandad, Feliciano Calvo González.

Un enorme toldo de campaña daba cobijo a decenas de fieles devotos que seguían la eucaristía que oficiaba el párroco de Peleas de Arriba, Jeremías Rodríguez, a la que no faltaron tampoco la corporación del Ayuntamiento de Corrales, al que pertenece este pueblo.

Un aperitivo y un vino español servían de colofón a los actos de la mañana y en que tomaron parte todos los presentes en medio de una extraordinaria convivencia.

Llegada la tarde, los peleínos, ya con fiambrera propia y colmada a gusto de cada portador, regresaban a las praderas de Valparaíso para degustar en clave de solidaridad y diversión las viandas tradicionales y típicas de estas fiestas antes de acudir a la verbena nocturna programada para las once de la noche.
-

-

-

-

-

-
Patatas huecas

-

-