domingo, 13 de septiembre de 2009

PORQUE NO SE PUEDEN COMPRAR PRODUCTOS CATALANES

56 | http://www.boicot.org/ | 13/9/2009 - 15:45h

Por qué no compro productos catalanes

En primer lugar el boicot,
a título individual, es tan legítimo
como elegir el supermercado
en que compramos,
la marca de galletas que tomamos en el desayuno
o en qué lugar pasamos las vacaciones.

Elegir un cava valenciano,
un vino elaborado en La Rioja
o abrir una cuenta en una caja de ahorros madrileña
es tan legítimo como consumir cava catalán ,
vinos del Penedés
o cobrar la nómina por la Caixa.

No existe ninguna obligación de consumir productos catalanes ni de ningún lugar específico!

Por tanto no pienso atender a quienes invocan no se sabe bien qué mala conciencia por consumir cava extremeño o buscar sustitutos a las Pizzas de Casa Tarradellas.

Elijo no comprar productos catalanes,
para empezar,
porque soy libre para no comprarlos.

En segundo lugar, porque la política española tiene un grave problema. Lo llamo "blucle clientelar".
El Bucle clientelar.

Victimismo: los partidos catalanes presentan su Comunidad autónoma como una víctima histórica, herida en su identidad y en su desarrollo económico. Los políticos catalanes no han dejado de insistir a la sociedad catalana (también a través del sistema educativo, con toda la gravedad que ello reviste) que España es el principal obstáculo para sus (legítimas) aspiraciones de bienestar. En consecuencia, han acabado generando hostilidad hacia todo lo español, y de movilizar a una parte de esa sociedad contra España.

Oportunismo político: al mismo tiempo, y gracias a la ley de Hont y a que en España (incomprensiblemente) no existe un sistema que permita elegir un gobierno fuerte mediante la doble vuelta electoral, como por ejemplo en Francia, los partidos nacionalistas o catalanistas (a estas alturas nadie sabe cuál es la diferencia, dado que todos juegan a los mismo) se ofrecen "a Madrid" como la llave de la gobernabilidad. De ese modo, los partidos nacionales suelen depender de ellos para formar Gobierno o para sacar adelante los Presupuestos del Estado.
En consecuencia:

Los partidos catalanes determinan la política nacional, pero sólo deben dar cuenta de sus decisiones en Cataluña.

Intervienen en la política de todos, pero sólo deben preocuparse de mirar por el beneficio de Cataluña, no de España.

De ese modo, su única necesidad es que los catalanes perciban que sus partidos luchan, "en Madrid", por obtener ventajas para Cataluña, no para el conjunto de España.

Como resultado, los catalanes tienen de hecho mayor influencia política que el resto de los españoles.

No es lo mismo la queja de los extremeños o los riojanos que la queja de los catalanes.

Y no lo es, sencillamente porque los partidos catalanes pueden presionar "sobre Madrid" de dos maneras:

* Dejando de apoyar al Gobierno de turno
* Avivando el antiespañolismo en Cataluña y presentando a Cataluña como una víctima de España para aumentar la presión sobre el Gobieno central

Ejemplos de lo que digo:

* se paraliza un PHN
* se les mima en los privilegios
* se traslada a Barcelona la Comisión Nacional de Telecomnicaciones
* se apuesta por la OPA de Gas Natural a Endesa
* se asegura que el sustituto de Montilla al frente del Ministerio de Industria será también catalán (¿qué aporta al cargo que sea catalán, asturiano, gallego o de Melilla?)

Ése es el modo de los partidos catalanistas y nacionalistas de fidelizar a su electorado. Su mensaje a los votantes, en el fondo, es muy simple: si mantenemos la hostilidad hacia "Madrid", si logramos mantenernos creíbles en nuestro victimismo, si practicamos el chantaje constante al Gobierno de España, Cataluña tendrá más. Más ventajas, más influencia, mayor porción del pastel común.

Esas ventajas, después, se traducen en mayores presupuestos, mayores inversiones y mayor bienestar para Cataluña y los catalanes. ¿Cómo no iba a aceptar la mayoría de ellos el juego, si les favorece respecto a las demás Comunidades Autónomas?

El resultado es que tras la retórica identitaria, los lamentos por la lengua y la cultura amenazadas y demás, los catalanes acaban obteniendo dos cosas:

TODAS LAS VENTAJAS DE PERTENECER A ESPAÑA. NINGUNO DE SUS INCONVENIENTES.

Por eso podemos responder a la pregunta "¿qué representa hoy España para Cataluña?"
España es ¡un negocio!

Todo ello en un clima de constante degradación de la democracia: Con una prensa comprada a golpe de subvención que lame, dócil y sumisa, la mano que le da de comer. (Después lo llaman "Oasis", cuando no es más que silencio y omertá). Con una sociedad cada día más envilecida. En la última campaña electoral ha habido numerosas agresiones a Ciutadans y al PP.

¿Dónde se metió la "sociedad civil catalana"?

¿Por qué no se le vio dando un paso al frente y recordando la inmortal frase de Voltaire?

Estoy en desacuerdo con tus ideas, pero defiendo tu sagrado derecho a expresarlas

Nadie salió en defensa de los parias del PP o de Ciutadans porque el sistema ha acabado envileciendo y degradando la democracia catalana. Donde un día hubo ciudadanos, hoy sólo hay clientes. Esperando una subvención, temiendo que se la quiten... ¡Clientes!
Por todo ello:

yo no pienso colaborar. No quiero comprar productos catalanes hasta que Cataluña no tenga una relación normal con el resto de España. O hasta que deje de formar parte de ella. Llamadme facha, fascista y el resto de apelativos acostumbrados. A estas alturas ya sólo son palabras gastadas por el uso compulsivo que no significan nada. Además... como dije al principio: el boicot es mi derecho soberano. Y a título individual lo ejerzo.

http://www.boicot.org/